Novena a San José

Read in English

Hechos sobre Novena a San José
Comienza la novena:10 de marzo
Día festivo:19 de marzo
Nacimiento:siglo I a.C.
Muerte:siglo I d.C.
Patrón de esposos y padres, la Iglesia Universal, niños por nacer, inmigrantes, trabajadores, empleo, exploradores, peregrinos, viajeros, carpinteros, agentes inmobiliarios, contra la duda y la vacilación, y de una muerte feliz
Novena a San José Image
Novena a San José

Puedes orar lleno Novena a San José debajo.

Oración del Día 1

Oración de Introducción

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser Tú quien eres, bondad infinita y por que te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido, también me pesa porque puedes castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amén

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos.

Oración Diaria

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu padre amado en las perplejidades e incertidumbres que tuvo, dudando si abandonar a tu Santísima Madre su esposa, así te suplicamos humildemente por intercesión de San José nos concedas mucha prudencia y acierto en todos los casos dudosos y angustias de nuestra vida, para que siempre acertemos con tu santísima voluntad.

Oración Final

Oh custodio y padre de Vírgenes, San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes, María; por estas dos queridísimas prendas, Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración. Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, al veneremos como protector en la tierra, y merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

👏🏼👏🏼 ¡Buen trabajo orando hoy! 👏🏼👏🏼

Haga Clic Aquí para obtener una oferta especial de recordatorios sobre las próximas novenas y una copia gratuita de mi Libro electrónico de novenas.

Oración del Día 2

Oración de Introducción

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser Tú quien eres, bondad infinita y por que te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido, también me pesa porque puedes castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amén

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos.

Oración Diaria

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu padre amado en la pobreza y desamparo de Belén, con tu nacimiento, y con los cánticos de los Ángeles y visitas de los pastores, así también te suplicamos humildemente por intercesión de San José, que nos concedas llevar con paciencia nuestra pobreza y desamparo en esta vida, y que alegres nuestro espíritu con tu presencia y tu gracia, y la esperanza de la gloria.

Oración Final

Oh custodio y padre de Vírgenes, San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes, María; por estas dos queridísimas prendas, Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración. Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, al veneremos como protector en la tierra, y merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

👏🏼👏🏼 ¡Buen trabajo orando hoy! 👏🏼👏🏼

Haga Clic Aquí para obtener una oferta especial de recordatorios sobre las próximas novenas y una copia gratuita de mi Libro electrónico de novenas.

Oración del Día 3

Oración de Introducción

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser Tú quien eres, bondad infinita y por que te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido, también me pesa porque puedes castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amén

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos.

Oración Diaria

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu amado padre en el doloroso misterio de la Circuncisión, recibiendo de él el dulce nombre de Jesús, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, nos concedas pronunciar siempre con amor y respeto tu santísimo nombre, llevarlo en el corazón, honrarlo en la vida, y profesar con obras y palabras que tú fuiste nuestro Salvador y Jesús.

Oración Final

Oh custodio y padre de Vírgenes, San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes, María; por estas dos queridísimas prendas, Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración. Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, al veneremos como protector en la tierra, y merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

👏🏼👏🏼 ¡Buen trabajo orando hoy! 👏🏼👏🏼

Haga Clic Aquí para obtener una oferta especial de recordatorios sobre las próximas novenas y una copia gratuita de mi Libro electrónico de novenas.

Oración del Día 4

Oración de Introducción

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser Tú quien eres, bondad infinita y por que te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido, también me pesa porque puedes castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amén

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos.

Oración Diaria

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu padre amado de la pena que le causó la profecía de Simeón, mostrándole el innumerable coro de los Santos, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José que nos concedas la gracia de ser de aquellos para quienes tú sirves, no de ruina, sino de resurrección, y que respondamos fielmente a tu gracia para que vayamos a tu gloria.

Oración Final

Oh custodio y padre de Vírgenes, San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes, María; por estas dos queridísimas prendas, Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración. Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, al veneremos como protector en la tierra, y merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

👏🏼👏🏼 ¡Buen trabajo orando hoy! 👏🏼👏🏼

Haga Clic Aquí para obtener una oferta especial de recordatorios sobre las próximas novenas y una copia gratuita de mi Libro electrónico de novenas.

Oración del Día 5

Oración de Introducción

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser Tú quien eres, bondad infinita y por que te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido, también me pesa porque puedes castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amén

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos.

Oración Diaria

Oh benignísimo Jesús, así como tu amado padre te condujo de Belén a Egipto para librarte del tirano Herodes, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos libres de los que quieren dañar nuestras almas o nuestros cuerpos, nos des fortaleza y salvación en nuestras persecuciones, y en medio del destierro de esta vida nos protejas hasta que volemos a la patria celestial.

Oración Final

Oh custodio y padre de Vírgenes, San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes, María; por estas dos queridísimas prendas, Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración. Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, al veneremos como protector en la tierra, y merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

👏🏼👏🏼 ¡Buen trabajo orando hoy! 👏🏼👏🏼

Haga Clic Aquí para obtener una oferta especial de recordatorios sobre las próximas novenas y una copia gratuita de mi Libro electrónico de novenas.

Oración del Día 6

Oración de Introducción

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser Tú quien eres, bondad infinita y por que te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido, también me pesa porque puedes castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amén

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos.

Oración Diaria

Oh benignísimo Jesús, así como tu padre amado te sustentó en Nazaret y, en cambio, tú le premiaste en tu santísima compañía tantos años, con tu doctrina y tu dulce conversación, así te rogamos humildemente, por intercesión de San José nos concedas el sustento espiritual de tu gracia, y de tu santa comunión, y que vivamos santa y modestamente, como tú en Nazaret.

Oración Final

Oh custodio y padre de Vírgenes, San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes, María; por estas dos queridísimas prendas, Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración. Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, al veneremos como protector en la tierra, y merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

👏🏼👏🏼 ¡Buen trabajo orando hoy! 👏🏼👏🏼

Haga Clic Aquí para obtener una oferta especial de recordatorios sobre las próximas novenas y una copia gratuita de mi Libro electrónico de novenas.

Oración del Día 7

Oración de Introducción

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser Tú quien eres, bondad infinita y por que te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido, también me pesa porque puedes castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amén

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos.

Oración Diaria

Oh benignísimo Jesús, así como por seguir la voluntad de tu padre celestial permitiste que tu amado padre en la tierra padeciese el vehementísimo dolor de perderte por tres días, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que antes queramos perder todas las cosas y disgustar a cualquier amigo, que dejar de hacer tu voluntad; que jamás te perdamos a ti por el pecado mortal o que, si por desgracia te perdiésemos, te hallemos mediante una buena confesión.

Oración Final

Oh custodio y padre de Vírgenes, San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes, María; por estas dos queridísimas prendas, Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración. Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, al veneremos como protector en la tierra, y merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

👏🏼👏🏼 ¡Buen trabajo orando hoy! 👏🏼👏🏼

Haga Clic Aquí para obtener una oferta especial de recordatorios sobre las próximas novenas y una copia gratuita de mi Libro electrónico de novenas.

Oración del Día 8

Oración de Introducción

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser Tú quien eres, bondad infinita y por que te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido, también me pesa porque puedes castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amén

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos.

Oración Diaria

Oh benignísimo Jesús, que en la hora de su muerte consolaste a tu glorioso padre, asistiendo juntamente con tu Madre su esposa a su última agonía, te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos concedas una muerte semejante a la suya asistido de tu bondad, de tu Santísima Madre y del mismo glorioso Patriarca protector de los moribundos, pronunciando al morir vuestros santísimos nombres, Jesús, María y José.

Oración Final

Oh custodio y padre de Vírgenes, San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes, María; por estas dos queridísimas prendas, Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración. Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, al veneremos como protector en la tierra, y merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

👏🏼👏🏼 ¡Buen trabajo orando hoy! 👏🏼👏🏼

Haga Clic Aquí para obtener una oferta especial de recordatorios sobre las próximas novenas y una copia gratuita de mi Libro electrónico de novenas.

Oración del Día 9

Oración de Introducción

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser Tú quien eres, bondad infinita y por que te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido, también me pesa porque puedes castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amén

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos.

Oración Diaria

Oh benignísimo Jesús, así como has elegido por medio de tu Vicario en la tierra a tu amado padre para protector de tu Santa Iglesia Católica, así te suplicamos humildemente por intercesión de San José, nos concedas el que seamos verdaderos y sinceros católicos que profesemos, sin error la fe católica, que vivamos sin miedo una vida digna de la fe que profesamos y que jamás puedan los enemigos ni aterrarnos con persecuciones, ni con engaños seducirnos y apartarnos de la única y verdadera religión que es la Católica.

Oración Final

Oh custodio y padre de Vírgenes, San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes, María; por estas dos queridísimas prendas, Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración. Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, al veneremos como protector en la tierra, y merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

👏🏼👏🏼 ¡Buen trabajo orando hoy! 👏🏼👏🏼

Haga Clic Aquí para obtener una oferta especial de recordatorios sobre las próximas novenas y una copia gratuita de mi Libro electrónico de novenas.
Imagen a San José
San José

La vida de San José

Primero encontramos a José en los evangelios de San Mateo y San Lucas. Cada uno enumera una genealogía de Jesús del rey David: uno de la línea real de Salomón, el otro a través de Natán, que era hijo de David y Betsabé.

En el evangelio de San Mateo, José obedece al ángel y toma a María como su esposa, luego, después de que Jesús nazca en Belén, José vuelve a seguir las instrucciones del ángel para llevar a la familia a Egipto para escapar de la ira de Herodes (la matanza de los Santos Inocentes).

Cuando la Sagrada Familia entra en Egipto, las estatuas paganas de sus dioses se derrumban y caen, pero nadie en Egipto sabe que es porque esta humilde familia, que contiene al verdadero Dios, ha entrado en su territorio.

Unos años más tarde, Herodes muere y el ángel vuelve a decirle a José que pueden regresar, esta vez a Nazaret. En el evangelio de San Mateo la gente de Nazaret llama a Jesús “el hijo del carpintero”. La traducción podría indicar algún otro tipo de trabajador manual de oficio artesano calificado, pero tradicionalmente se le conocía como carpintero. Los primeros Padres de la Iglesia (incluyendo a San Justino Mártir) confirman que Jesús era un carpintero, que hacía yugos y arados para los bueyes.

Cuando Jesús tiene 12 años y la Sagrada Familia ha visitado el Templo de Jerusalén para la Pascua, José y María descubren a Jesús hablando con los maestros de la Ley y respondiendo a sus preguntas. Este es, por supuesto, el quinto Misterio Gozoso del Rosario: el hallazgo del niño Jesús en el Templo.

La feliz muerte de San José

La tradición católica nos dice que José murió en los brazos de Jesús y María, antes de que Jesús comenzara su ministerio público.

La razón apoya esta Tradición de las dos maneras siguientes: primero, si José hubiera estado vivo durante la Pasión y Crucifixión de Jesús, el heroico santo habría luchado como un león para rescatar a su amado hijo adoptivo. Dios, en Su sabiduría, sabía que esto no serviría a los propósitos divinos, y por eso hizo a San José patrono de los moribundos, porque tuvo la muerte más feliz en los brazos de Jesús y María.

Segundo, cuando Jesús está en la Cruz, entrega a Su madre a la protección y cuidado del Apóstol Juan, algo que nunca hubiera sucedido si José aún hubiera estado vivo. (Tampoco, por extensión, si María y José hubieran tenido hijos biológicos; esto también es evidencia de que los “hermanos y hermanas” de Jesús mencionados en la Biblia son, de hecho, primos y otros parientes más lejanos).

Cómo San José conoció a la Virgen María

Podemos obtener más información sobre la vida de San José a través del testimonio de la revelación privada, dada a varios santos y místicos a lo largo de los siglos. Una historia común entre ellos es que la Virgen María había sido consagrada a Dios en el Templo desde una edad temprana pero se le mostró que debía casarse, por lo que todos los descendientes masculinos elegibles de David fueron reunidos para la selección.

José estaba sosteniendo una rama muerta, de pie en la parte de atrás de la reunión, sin considerarse digno de ser el esposo de una mujer joven tan virtuosa y hermosa. María y los sacerdotes estaban esperando que Dios mostrara Su elección, cuando la rama en la mano de José floreció milagrosamente con lirios blancos.

José y María, habiéndose consagrado ambos a Dios anteriormente en sus vidas, permanecieron vírgenes a lo largo de su matrimonio, demostrando así tanto la vocación del matrimonio como la de la virginidad consagrada por el Reino. (Los protestantes cometen un grave error cuando, malinterpretando las Escrituras, afirman que José y María tenían relaciones maritales e hijos biológicos que eran hermanos y hermanas de Jesús).

San José en la Iglesia

En 1962, el Papa San Juan XXIII agregó a San José al Canon de la Misa, justo después del de la Santísima Virgen María, y en 2013, el Papa Francisco agregó a San José a las otras tres Plegarias Eucarísticas.

En 1870, el Papa Pío IX nombró a San José patrón de la Iglesia Universal. El Papa Pío XII cambió esta festividad por la de San José Obrero y la estableció el día 1 de mayo.

Pío XII eligió esta fecha para combatir la misma fecha elegida por los movimientos obreros marxistas, demostrando que San José, como patrono de los trabajadores, es el verdadero modelo de la dignidad del trabajo humano.

La novena a San José se puede rezar para encontrar empleo, vender tu casa, encontrar a tu cónyuge, por la pureza, o por cualquier otra necesidad que tengas. Puedes rezarlo durante 9 días o hacer una novena de 30 días a San José; cualquiera de los dos es bueno.

Más recursos sobre San José

El Cordón de San José, por la Pureza

para los hombres que luchan por vencer la lujuria, recomiendo un sacramental poco conocido llamado el Cordón de San José.

El Cordón es una simple cuerda con nudos que llevas alrededor de la cintura, escondida debajo de la ropa. Lo haces bendecir por un sacerdote con cierta oración, y cada día dices una oración para que San José obtenga las gracias que necesitas.

Solicite el Cordón desde aquí y tenga las oraciones consigo.

Ordené el Cuerda desde aquí, y tenía las oraciones consigo.

Revelación privada sobre San José

Existen múltiples libros que describen la vida de San José y Nuestra Señora. Recomiendo The Life of St. Joseph de Maria Cecilia Baij (puede ser difícil de encontrar o costoso), o [The Life of the Mother of God by Mary of Agreda] (https://amzn.to/2TqUZ4b).

Recuerde que nosotros, como católicos, no estamos obligados a creer en ninguna revelación privada, pero los dos libros anteriores tienen el respaldo de los obispos de la Iglesia, que no contradicen las verdades de la Fe.

Enterrar una estatua de San José para vender su casa

Algunas personas entierran una estatua de San José para vender su casa. Esta práctica puede ser supersticiosa, lo cual es un pecado que va en contra de la fe católica.

En cambio, es mucho mejor para usted que fielmente, con confianza en Dios, rece la novena a San José para vender su casa. Dios recompensa tal fe, pero la superstición, donde uno trata de manipular a Dios o, a los santos para hacer lo que quiere, nunca es recompensada.